Enfermedades de la abeja reina

abeja-reina

Son muchas las enfermedades que atacan a las abejas melíferas como resultado de la acción de diferentes organismos patógenos, por este motivo y según afecten a las abejas adultas (obreras, zánganos, reina) o a la cría en desarrollo, huevo, larva o pupa

A continuación nuestro medio presenta enfermedades que afectan a la abeja reina y a las cuales deben prestar atención fundamentalmente los criadores.

Celdas reales negras: Se trata de una enfermedad virósica que ataca a las larvas de la reina en desarrollo. Si ésta logra completar el desarrollo tiene una coloración marrón oscura.
La acción del virus provoca la muerte de las reinas en los estadios de larva o prepupa, en estos casos los animales en desarrollo se vuelven oscuros y finalmente se descomponen, presentando las celdas reales manchas negras en sus paredes. Se desconocen sus mecanismos de transmisión, pero hay quienes especulan que probablemente el contagio se efectúe vía alimento.

REINAS NEGRAS

Las paredes de las celdas reales adquieren un tono castaño oscuro a negro. En las primeras etapas, las pupas infectadas presentan un aspecto amarillo pálido y un tegumento duro en forma de saco, siendo parecidas a las propupas muertas por cría sacciforme. Finalmente se forma una escama.
El agente causal es un virus que se reproduce en la pared del intestino medio de la abeja adulta y posteriormente en el cerebro. El período de incubación es de 7 u 8 días.

Existen dos vías de infección: la alimentación y la cutícula.

En la primera, el virus llega al intestino medio de la abeja adulta, oscura que presenta la segmentación del cuerpo de la propupa. Es mas frecuente en colmenas “criadoras de reinas” (sin cría y sin reina), y al comienzo de la temporada. El virus de las celdas reales negras no se multiplica fácilmente en larvas jóvenes de obreras o de zánganos, ni cuando se inyecta en obreras o zánganos adultos.
En la segunda, el virus penetra directamente en la hemolinfa de la abeja a través de las lesiones de la cutícula por pelos rotos durante el pecoreo o en el interior de la colmena. Esto se produce por la coincidencia de períodos de mal tiempo con colmenas muy pobladas. En la infección por vía alimentaria son necesarios varios millones de viriones para que la enfermedad se declare, mientras que en la infección a través de la cutícula unas pocas partículas son suficientes

Melanosis de la abeja: Es una enfermedad fúngica producida por un hongo denominado Mellanosella apis, es infecciosa, afecta el sistema reproductivo de la abeja reina, causándole esterilidad.

Si bien la distribución mundial del hongo no es conocida con exactitud hasta la fecha, se sabe que tiene presencia en Alemania e Inglaterra, no habiendo sido aparentemente detectado en otros países, lo cual seguramente se da debido a la falta de investigación. El hongo llega a la colmena a través del polen, afectando únicamente a las reinas, aunque las obreras también pueden ser portadoras.

Exactamente cómo se infectan las reinas es una pregunta todavía por responderse. Pueden ingerir el hongo cuando son alimentadas por las obreras nodrizas, aunque hay autores que sugieren que el hongo penetra por la cámara del aguijón. Cuando el hongo se desarrolla en el aparato reproductivo de las reinas causa una coloración oscura del mismo, por ello el término de Melanosis. Los oviductos de las reinas se atrofian por inflamación de los mismos, cortando la puesta.

Se hace con base en las lesiones de los órganos reproductivos (melanosis) de las reinas y mediante la identificación del hongo en el laboratorio.

No existe un cuadro clínico que pueda orientar hacia el diagnóstico.

Por apicolasolven

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *